César Silva Márquez: libro a libro

César Silva Márquez (Ciudad Juárez, 1974) es uno de los autores del norte de México que se ha abierto camino a través del trabajo que se percibe en sus libros, donde aborda la vida fronteriza de Juárez-El Paso de las cantinas y la vida laboral de las maquiladoras. Primero poeta con títulos como ABCdario (2000) y Si fueras en mi sangre un baile de botellas (2005), Silva dio el brinco a la prosa con su primera novela, Los cuervos (2006, con la que ganó el premio Binacional de Novela Joven Frontera de Palabras), Una isla sin mar (2009), Juárez Whiskey (2013), y el año pasado se hizo acreedor del Premio Nacional de Novela INBA José Rubén Romero por su novela La balada de los arcos dorados, de próxima aparición.

César vive una vida llena de libros y recientemente, junto con su esposa Magali Velasco (quien ya contestó nuestro “Libro a libro” anteriormente) inauguró su propia librería en Coatepec, Veracruz, llamada Librería Caballito Azul y que pueden visitar desde su página de Facebook. Pasemos pues a leer sobre sus hábitos de lectura.


¿A qué hora lees y dónde te gusta hacerlo?

Leo a todas horas, pero me gusta más leer por las noches y acostado.

¿Qué libro estás leyendo ahora?

En el bosque, bajo los cerezos en flor de Ango Sakaguchi, pero no me está gustando. Satori ofrece algo que no es el libro.

Si tuvieras que recomendarle un libro a un escritor incipiente, ¿cuál sería y por qué?

Yo recomendaría tres: Christine de Stephen King, Ficciones de Borges y Short cuts de Carver, los dos primeros fueron libros de mi juventud, cuando yo empezaba a escribir, y Carver siempre me ha sorprendido, aunque la lista no acaba ahí por supuesto, porque está el poeta Félix Dauajare y José Carlos Becerra y, si me detengo más, los nombres brotan y brotan

¿Tienes algún libro que te haya ayudado en un momento difícil de tu vida?

Los libros que más me han ayudado son los de cocina y de cocktelería. Tengo un libro grande y bonito sobre botanas, viene una receta de garbanzos con jerez y chorizo español bastante sabrosa; aunque ahora el internet ha acaparado todo sobre comida y tragos, sigo leyendo de vez en cuando mis libros de cocina. Los que me han ayudado a llorar son El palacio en la luna de Auster, Las horas de Cunningham y La hermandad de la uva, de Fante.

¿Cuál es el libro que más te ha impresionado recientemente?

Atando cabos de Annie Prouxl, una lectura muy interesante sobre la vida de un hombre bastante común, pero ese es el más reciente, porque está En el lejero de Evelio Rosero o Los chicos de las taquillas de Ryu Murakami y si me voy una semana más atrás, ahí le sigo.

¿Qué libro considerado clásico está sobrevalorado en tu opinión?

No sabría. Por ejemplo hace ya mucho tiempo no me daban ganas de leer los libros de Sherlock Holmes, entonces, sin más que leer en ese momento, tomé El regreso de Sherlock Holmes y me di cuenta de su poder. Supe por qué se recomendaba tanto. Desde entonces yo también lo recomiendo. Si no es un clásico, debería serlo.

¿Comenzaste a leer desde niño, en la adolescencia o fuiste un lector tardío?

Leía desde niño, pero creo que la guía real me llegó a las 16 años, cuando entré al Taller del INBA. Leí a Borges y a Lovecraft y Paz y Alí Chumacero. En ese momento me di cuenta de lo que era en verdad la literatura, al menos la que me sigue gustando.

¿Eres rápido o lento para leer? ¿Cuánto tiempo te lleva terminar un libro?

Soy lento. No sabría cuanto tiempo me lleva un libro, depende de cuántas páginas tenga. Quizá más que lento o rápido, puedo decir que soy constante. Todos los días trato de avanzar en la lectura que tengo entre manos. Me gustaría ser más rápido, pero creo que eso no será posible.

¿Relees? ¿A cuáles libros vuelves constantemente?

No es país para viejos quizá sea el libro que más veces he leído, pero regreso a poemas de Becerra, Marco Antonio Campos, César Vallejo, cuentos de Borges, Cortázar, Carver, novelas de Stephen King, Murakami (ambos), Roth, Auster, y se me escapan otros tantos.

Ahora que tienes tu propia librería y la atiendes tú mismo, ¿ha cambiado de alguna manera tu relación con los libros?

Pues ahora tengo, se puede decir, cualquier libro y no tengo ninguno, porque esperas que alguien se lleve lo que tienes, entonces te detienes en tomarlo y llevártelo a casa.

Si pudieras hablar con un escritor muerto o vivo, ¿con cuál sería?

No sé, de pronto la imagen del libro es tan poderosa que el autor muchas veces puede sobrar para mí. El libro quizá no tiene nada que ver con el autor y al mismo tiempo lo es todo, es algo raro. Eduardo Antonio Parra es un escritor muy afable y divertido, por ejemplo, de alguna manera muy lejano a sus personajes. Lo que quiero decir quizá es que me gustaría platicar con cualquier escritor que sea afable y divertido, que le guste la cerveza, el whiskey, disfrute la comida y tenga historias divertidas que compartir. Si Paul Auster es así, entonces me gustaría hablar con él, igual Roth, McCarthy o Becerra, por ejemplo.

¿Han cambiado tus hábitos de lectura con la edad?

Antes leía mucho más poesía que narrativa, ahora leo más narrativa que poesía.

¿Cuál es tu género favorito? ¿Algún placer culposo?

El horror, para empezar, y luego todo lo demás, lo que menos he leído, en todo caso, es ciencia ficción. ¿Lecturas culposas? No sé, todas, yo creo, pero no sé.

¿Cuál libro encontraríamos en tu librero que nos sorprendería?

Tendrían que venir a ver, hay de sorpresa a sorpresa, alguien se emociona por uno en particular, muy distinto a otra persona, sean de cocina (que no son muchos) o literatura (igual que no son tantos), algún cómic o yo qué sé.

¿Tienes algún personaje de ficción favorito? ¿Por qué?

Sherlock Holmes es mi personaje favorito. Porque es un superhéroe y los superhéroes me gustan, sobre todo Batman, que de alguna manera es Sherlock Holmes, pero con mucho dinero y armadura.

¿Cuál es el libro más divertido que has leído?

Se solicita una mujer de Bukowski, Sueños de Bunker Hill y La hermandad de la uva de Fante. Menciono estos porque me hicieron reír, pero la verdad me divierto mucho con el drama, Libertad de Franzen, Nocturno hindú o La cabeza perdida de Damasceno Monteiro de Tabucchi, y me quedo corto, por supuesto.

¿Y el más erótico?

El carnicero, de Alina Reyes, lo recomiendo mucho. Cachondo a más no poder.

¿Cuál libro planeas leer cuando termines el que lees ahora?

25 minutos en el futuro, la compilación de cuentos de ciencia ficción gringa que acaba de aparecer en Almadía. Pero eso no me preocupa, algo caerá si no es ese.

Anuncios

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Basic HTML is allowed. Your email address will not be published.

Subscribe to this comment feed via RSS

A %d blogueros les gusta esto: