Reflexión sobre la entrevista

Los personajes se ponen nerviosos, no desean ser filmados, o tal vez sí, depende de la vanidad o necesidad de atención en otros casos; algunos no tienen idea alguna de lo que puede suceder, pero todos son transformados conforme avanza una filmación.

Existe una regla no escrita: encender la cámara y dejarla correr durante dos minutos, no hacer preguntas, no pedir nada, el entrevistado puede ponerse tenso, pedir indicación, inclusive confrontar, pero pasando un tiempo se relaja y la conversación fluye.

He estado en documentales donde en una sesión de tres horas de entrevistas no se rescata nada, ni un minuto;  en una segunda sesión tampoco, inclusive en una tercera, pero después todo sirve o, tal vez, esas sirvieron para estrechar un vínculo o un pacto que rendirá frutos si no en entrevista, en otro pasaje de la filmación.

El subgénero de “talking heads” dentro del documental es muchas veces ninguneado y se le acusa de ser “anti cinematográfico”. Me parece que difícil sí es, pero lo es más para el entrevistador, y ese es un arte. Errol Morris es uno de los pocos capaces de sostener un documental en base a entrevistas.

Otros documentales sirven para un desahogo de parte del personaje entrevistado, una suerte de confesión muchas veces no consciente. Se redimensionan al verse en pantalla grande, junto a un público y el pudor o censura se apoderan, se puede arrepentir o se puede comprender mejor así mismo, una catarsis pues.

En la actualidad, el recurso narrativo que prolifera en el documental es el observacional y su traslación en el lenguaje hacia la ficción. Ahora es cuando ambos mundos se conectan y se intertextualizan de manera importante. En una aparente distancia de parte del realizador, muestra al personaje y su entorno, y entonces el espectador debe llenar los huecos,  el sentido y postura del realizador y, a su vez, debe confrontarlo con sus propios escrúpulos, moral y educación.

El anecdotario surgido a través de una entrevista es el “oro de los tontos”: en el fondo no dicen mucho, no se comprometen a contar la esencia de un personaje, pero resultan, por lo general, cómodos y hasta divertidos.

La  emotividad entra por el sonido, no por la imagen, un testimonio puede provocar una conexión tal que el espectador se conecta con el personaje. The Fog of War de Errol Morris es un documental sostenido por una o varias entrevistas a McNamara,  el secretario de defensa de Kennedy, y a Lyndon B. Johnson, quien se confiesa en un no-lugar, ante una cámara, con Errol Morris hablándole a través de unos altavoces, no estando allí con él. Crónica de una mujer China de Wang Bing, por otro lado, es una entrevista sin editarse casi de 3 horas y media donde una mujer cuenta su vida, su relación de amor y su odio contra la revolución comunista en China con un tono de voz tan neutro que el documento como tal queda lo más preciso y clínico posible, casi como un documental observacional.

La hiperconsciencia del entrevistado marca la pauta de lo que pretende o quiere hablar, cuando es confrontado con sus propias palabras se le desarma y se fuerza a que replantee su estrategia, su postura, y ésta nunca debe ser cómoda, la memoria suele traicionar.

Víctor Kossakovsky, el gran documentalista ruso, contó que su primera experiencia fue asistiendo en un documental sobre veteranos de guerra. Un testimonio en particular y a primera instancia emotivo dejó satisfechos a los realizadores; luego, en el laboratorio, el material se perdió y después de cavilarlo mucho, decidieron rehacer la entrevista. El resultado fue que el veterano lo contó igual, se emocionó en las mismas partes de la narración, lloró en los mismos momentos y, algo que en apariencia había sido emotivo, yacía en una comodidad y refugio para el personaje, y he ahí la primera reflexión seria con un testimonio.

¿Hasta qué punto deja de ser sincero, aunque sea para un fin dentro del documental, un testimonio tantas veces pensado?

Anuncios

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Basic HTML is allowed. Your email address will not be published.

Subscribe to this comment feed via RSS

A %d blogueros les gusta esto: