Erik Josué Arenas, el granadero que sueña con ser el próximo Rulfo

Aunque la cita la teníamos a las once y media de la mañana, el ganador del Concurso Nacional de Cuento Campirano 2013, organizado por la Universidad Autónoma de Chapingo (UACH), Erik Arenas, adscrito al Agrupamiento de Granaderos de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal (SSPDF), ya estaba aguardando mi arribo diez minutos antes, en la sala de prensa de la Secretaría de Seguridad Pública con la pulcritud de quien sabe que debe de dar su mejor cara.

Sencillo, de mirada joven, voz tenue y una sonrisa que ocultaba su nerviosismo, porque no se acostumbra a que de la noche a la mañana los medios de comunicación lo busquen, Erik respondió con honestidad y cierta timidez a mis preguntas.

“De momento estoy disfrutando este sueño, porque así lo siento”

¿Cómo decidiste entrar a este certamen literario?

Estoy estudiando la licenciatura en educación secundaria con especialidad en telesecundaria y ahí conocí a una maestra que más o menos en el tercer semestre me dio la materia de “Estrategias de la comunicación”. Ella en sus ejercicios nos pedía que redactáramos escritos, nos enseñó algunas obras de algunos escritores y dentro de esos escritos ella se dio cuenta que había habilidad en mí, que tenía sensibilidad para poder escribir y me lo fue diciendo en unas notitas que dejaba en los escritos. Fueron una, dos, tres veces y me agradó saberlo, pero lo dejé así.

En una ocasión que iba a la escuela en la mañana, me subí en la estación del metro Revolución, que es la línea que tomo para llegar a San Cosme y ahí vi el cartel, muy bonito, por cierto, y decía: “Concurso Nacional de Cuentos Campiranos” y yo ahí vi la oportunidad de poder demostrar lo que me estaba diciendo mi maestra.

¿Cómo se te ocurrió el cuento, cómo dijiste “voy a escribir de este tema”?

Porque yo vengo de la región Huasteca, yo soy del estado de Hidalgo. A mí esas atmósferas las tengo todavía muy presentes. Me gustan las costumbres de la gente, las vivencias que tuve en la infancia, la comida, la naturaleza… todo eso para mí todavía es un recuerdo vivo. Yo siento que eso me facilitó para poder escribir, porque la universidad pedía un cuento de ese corte, de esas formas rurales.

Platícanos de qué trata tu cuento…

El cuento habla sobre un maestro que llega a un pueblo. Conoce a una joven que se enamora de él. Pero surge otro personaje, el tío de ella, que siempre ha sido su enamorado, entonces el tío va a hacer una serie de acciones para que ellos no puedan permanecer juntos. Traté de describir todas las atmósferas de cómo es llegar a la sierra, la oscuridad, los sonidos, los ladridos de los primeros perros. Por eso el cuento se llama “Los primeros perros”, porque el perro es un personaje que aparece en todo el relato y él es quien da cuenta de situaciones de la vida que a veces nosotros no nos damos cuenta o no queremos darnos cuenta. Entonces los perros retoman todas esas cosas, vemos el cuento a través de sus ojos, aunque el tío es el que cuenta toda la historia.

¿Cuánto tiempo te tardaste en escribirlo?

Como un mes…

Pero ¿cómo fue, te llegó la idea en el metro, en el camión?

A mí la inspiración me llega en la noche. Yo en la noche es cuando ya dejo mis actividades que hago en todo el día y empiezo a imaginar qué es lo que tengo qué escribir y el haber leído a Rulfo —que mi maestra también me lo encargó—, pues me inspira aún más. Las atmósferas que describe Rulfo son como si uno estuviera ahí presente: viéndolas, tocándolas, sintiéndolas. Entonces, todos esos sentimientos me inspiran, entonces todo eso me llevó a escribir mi cuento, tratar de que durante el tiempo que lo escribí me acordará yo de estas sensaciones. Lo escribía en el transcurso del trabajo, en el transcurso de la escuela, en la noche pasaba todas las ideas al papel, lo volvía a transformar y así lo fui trabajando hasta que quedó.

¿Y le pediste ayuda a alguien para que lo leyera y te diera sus opiniones antes de enviarlo al concurso?

Sí, porque es muy importante que alguien más te dé su opinión, su crítica, su visión. No es lo mismo, uno escribe y siente que lo está haciendo bien y escribe, escribe y escribe, pero siempre es bueno que alguien lo revise. Entonces, sí, mi maestra me lo revisó. Ella trabaja en el Centro de Actualización del Magisterio y ahí es donde se van a capacitar los maestros de educación básica, primaria y secundaria.

¿Qué va a pasar con el cuento, lo van a publicar?

En la Feria del Libro del Zócalo fue la ceremonia del premio por el cuento que escribí, el 7 de octubre. La publicación es el año próximo, porque este año se publicaron los ganadores del concurso del año pasado, entonces a mí me toca el siguiente. Lo va a publicar la Universidad de Chapingo porque ya tiene todos los derechos.

¿Compraste libros en la feria?

Sí, sobre todo el libro del ganador del año pasado, que fue un periodista de Guerrero.

¿Le dedicaste a alguien tu premio?

Sí, a mi esposa y a mis hijos, porque ellos son los que sufren todo este proceso de escribir, porque parece que uno está muy ensimismado escribiendo y está uno ajeno a la familia, porque aunque estás presente, pues como que estás ausente porque no estás al pendiente de ellos. Estás en tus cosas escribiendo y ellos tienen que soportar todo este alejamiento, digámoslo así. De momento estoy disfrutando este sueño, porque así lo siento.

¿Vas a seguir escribiendo?

Pues sí, yo siento que ya he adquirido un compromiso, ya no puedo quedarme nada más con este reconocimiento. Yo siento que aquí en la Institución (Secretaría de Seguridad Pública) hay grandes historias de los compañeros que a mí me gustaría escribir; quizá algunos cuentos o una novela que verse sobre historias muy buenas que tienen los compañeros.

¿Historias de tus compañeros de su vida personal o de las que tienen en el trabajo?

Me gustaría hacer una mezcolanza.

¿Has tenido como hábito la lectura o apenas ahora te estás acercando a ella?

Apenas ahora que empecé a estudiar y que me orientó mi maestra, quien es una gran maestra, la verdad.

¿Por qué antes no leías, te parecía aburrido?

Sí, yo vivía ensimismado en mis actividades, en la vida diaria. Sólo a pasar el día, a estar con mi familia, realizar mi trabajo, lo mejor que pudiera. Yo tenía de lado lo demás.

¿Qué has leído?

De Juan Rulfo, sus dos obras: Pedro Páramo, El llano en llamas.

¿Te sentiste identificado?

Claro, sobre todo con Pedro Páramo. Con los diálogos con sus atmósferas.

¿Qué se te antoja leer ahora?

Más de Cortázar, me encanta Cortázar, sobre todo los poemas. Y yo, por ejemplo, tengo unos escritos que son como de corte poético aunque siguen siendo prosa y están inspirados en Cortázar. Sobre todo me gusta “Tu más profunda piel” o “Toco tu boca”. Son muy hermosos.

Leí que tienes familia, que tienes hijos, ¿los estás acercando a la literatura?

Sí, sobre todo mi hija, ella es la que me sigue a todas partes. A ella le gusta la lectura, está en tercero de secundaria.

¿Y qué te dijeron cuando se enteraron del premio?

Estaban muy emocionados, no lo creían.

¿Cómo te enteraste que habías ganado?

El cuento lo entrego en la universidad de Chapingo en junio. El 28 de junio. Y el 11 de septiembre iban a publicarse los resultados en la página. Y estaba nervioso, al pendiente de que llegara esa fecha. Yo no me enteré, pero cuando llegué a la casa mi esposa ya desde temprano tenía los resultados y cuando llegué a la casa no me decían nada, ya hasta la tarde que me dice: “¿Qué crees? Que ganaste” Yo le dije que no era posible. Y me dijo que sí. Y yo pensé que quizá me estaba jugando una broma, pero resultó que sí. Para mí es una gran emoción.

¿Qué te dicen tus compañeros de trabajo?

Los que se han enterado están también sorprendidos, aunque están metidos en lo que está sucediendo en el país, pero sí se dan su tiempo para darme la palmada y a mí me da gusto que también se interesen.

¿Crees que la literatura te cambió la vida?

Sí, demasiado.

¿De qué forma?

Yo creo que la lectura te acerca a reflexionar sobre muchas cosas que están pasando en el mundo, en el país, en la vida misma y nos hace ver la vida de otra manera. Yo creo que la lectura nos permite conducirnos con más honestidad.

“quiero trabajar con los jovencitos y los niños y acercarles la literatura a ellos también, porque quién no nos dice que por ahí esté un Juan Rulfo o un Arreola”

Trabajas y estudias, ¿cómo le haces para organizarte?

Yo agradezco mucho a la Secretaría de Seguridad Pública porque es la que me da la oportunidad de tener el tiempo necesario para estudiar. Sigo trabajando aquí en la Institución y me dan la oportunidad en la mañana de ir a la escuela, regreso a trabajar y después regreso a casa.

¿Y a qué hora vas a encontrar tiempo para escribir?

Me voy a organizar, aunque mi tiempo sea el de la escuela al trabajo y del trabajo a la casa. Esos tiempos los necesito aprovechar muy bien y sentarme en las noches, ya tranquilo, en la casa para aterrizar las ideas. Me gustaría ya no concursar, sino buscar una editorial para publicar.

¿Cómo decidiste entrar a la Secretaría de Seguridad Pública?

Ya tengo 15 años de servicio. Y si permanezco aquí, es porque estoy orgulloso de ser policía, pero en un inicio yo me vi obligado a tener un trabajo fijo en el que pudiera crecer y yo vi que la institución me lo estaba brindando. Quizá yo venía a conocer o a estar poco tiempo como muchos de mis compañeros luego dicen. Pero ya cuando estás aquí, te enamoras de lo que realizas y ves que puedes crecer y tener oportunidades y nos facilitan crecer dentro de la institución.

¿Es difícil ser policía?

Sí, es difícil porque no únicamente tenemos la presión de lo que hacemos, porque las cosas tienen que salir bien, no podemos estarnos equivocando a cada rato, también tenemos la presión por parte de la ciudadanía. Entonces es muy difícil poder agradar. Y aparte aunamos los enfrentamientos que tenemos con quienes no quieren insertarse en la sociedad para vivir armónicamente, me refiero a las personas que delinquen, eso es difícil. Entonces son varios aspectos que hacen difícil el trabajo. Sin embargo, la institución nos brinda capacitación para poder enfrentar todo esto.

¿Sientes agresión en la calle o sólo cuando hay enfrentamientos?

Cuando hay enfrentamientos siempre hay agresión, ya sea con el delincuente o los manifestantes, con las personas que tenemos que estar pendientes de ellas para que no se sobrepasen, siempre hay agresión verbal y a veces física. Pero estamos conscientes de que todo esto pasa y las pasamos por alto para que podamos realizar nuestro trabajo.

¿Qué te pone triste?

Me pone triste lo que está pasando en el país. Me pone triste que no estemos apostando por la educación. Yo creo que eso es lo que tendríamos que priorizar porque de ahí vamos a tener una mejor sociedad. Por eso a mí me interesa terminar mi carrera, yo quiero aportar formando a jovencitos y niños para que sean unos ciudadanos honestos para buscar el bien común y podamos vivir armónicamente. Yo le apuesto a la educación.

¿Y qué te alegra?

Pues me alegra la sencillez de la gente. La honestidad. Poder saludar a una persona que no conozco y que todo sea agradable. Que la gente sea feliz, eso me emociona, me pone alegre. También me puso contento poder regresar a la escuela y tener contacto con los maestros, con los compañeros.

A la gente que piensa que los policías son agresivos o malos, tú sabes mejor lo que la gente dice de tu profesión… ¿qué les dirías?

Pues que voltearan la página y que vieran que aquí la institución y nuestros mandos están realizando mucho por que nosotros realicemos bien y profesionalmente nuestro trabajo, y les diría que ya no nos juzgaran por nuestra forma de vestir o nuestra apariencia o los errores de nuestros compañeros. Pero, estamos haciendo mucho trabajo para que esto cambie, y yo con esto quiero contribuir para que vean que nosotros también somos ciudadanos como ellos mismos y que tenemos sensibilidad y podemos hacer otro tipo de cosas, como la literatura.

¿Tienes la esperanza o la certeza de que México va a cambiar?

Sí, yo lo quisiera, yo lo veo así, por eso necesitamos trabajar en la educación, ahí es donde van a surgir los ciudadanos honestos. De ahí podríamos empezar a combatir pobreza o cosas así, porque esos niños son los futuros directores, jefes de departamentos. Los niños necesitan trabajar por el bien común.

¿Cómo decidiste estudiar la licenciatura en educación?

Porque yo siento que cuando tú recibes por parte de la vida cosas buenas, pues uno se siente obligado a devolverlas. Yo quise retomar el estudio para ya no quedarme con ello, sino poderlo compartir.

¿Quieres ejercer tu carrera cuando la termines?

Sí, yo quiero trabajar con los jovencitos y los niños y acercarles la literatura a ellos también, porque quién no nos dice que por ahí esté un Juan Rulfo o un Arreola. Trabajar con ellos es necesario.

¿Tú podrías ser un Juan Rulfo?

Me gustaría serlo.

¿Qué cualidades crees que tienes para poder ser alguien como Rulfo?

Tengo esa sencillez que tienen sus escritos y la sensibilidad para poder hacerlo. Pero sí me falta mucho por recorrer. Me platica mi maestra que tendría que tomar talleres y yo nunca he tomado un taller de literatura. Necesito prepararme, ver cómo escriben otros escritores, ver diferentes estilos para yo tener algo definido.

Anuncios

7 Responses to “Erik Josué Arenas, el granadero que sueña con ser el próximo Rulfo”

  1. Claudia Villarroel

    Maravillosa entrevista, ojalá que no quede sólo en un cuento y que publique muchos más, felicitaciones a la entrevistadora.

    Responder
  2. kenia

    Un abrazo al señor Arenas, que siga leyendo y escribiendo por su bien y el de quienes le rodean.

    Responder
  3. Romeo LopCam

    mi primera reacción fue la de despotricar sobre su persona como un imbécil… la segunda, pensar que si logra dedicarse a la enseñanza y a la literatura, como es su plan, dejará su chamba de granadero y el mundo será un poquito más feliz… 🙂

    Responder
  4. Luis Andrés Miranda Mendoza

    Me he quedado asombrado por el entrevistado, por su convicción y su forma de ser. Me parece increíble que gente así pueda tener ese origen. Felicidades y ojalá que le sigan muchos años más…

    Responder
  5. Beto Gómez

    Caras vemos, corazones no sabemos, mis respetos a Erik Josué por su noble ser y que sin duda será una persona muy prometedora, muchas felicidades y mucho éxito!!!

    Responder

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Basic HTML is allowed. Your email address will not be published.

Subscribe to this comment feed via RSS

A %d blogueros les gusta esto: