Isabella Rossellini y las paradojas de la naturaleza

En el primer video de la serie Mammas vemos a una mujer encarcelada por haber asesinado y haberse comido a su décimo hijo. Ella se queja por no tener la libertad de decidir por su prole y dice que eso no hubiera pasado si ella fuera un hámster. Inmediatamente después, el mismo personaje se coloca una botarga de hámster y pretende dar a luz a diez crías; impactada por su propio milagro, se pregunta cómo va a mantener a tantos bebés. Toma uno, el más grande, y lo aprecia por sus largas patas: “va a ser veloz”; toma otra cría: “sus orejas son grandes, podrá escuchar desde largas distancias”. El tercero que toma con sus manos es pequeño y débil, así que decide metérselo a la boca y comerlo: “es una buena fuente de proteínas y me ayudará a alimentar al resto”, dice, después toma otro y hace lo mismo. Considera que ocho crías son las idóneas para poder criar y alimentar por sí sola. Por último, la mujer encarcelada aparece de nuevo y dice: “si yo hubiera sido un hámster, no estaría en prisión y no sería considerada un monstruo, sino una buena administradora de mis fuerzas, de mis habilidades y mis recursos”.

La actriz es Isabella Rossellini, la hija de Ingrid Bergman y Roberto Rossellini, la mismísima Dorothy Vallens de Blue Velvet. Desde hace un par de años atrás, Isabella viene produciendo cortometrajes para el canal Sundance en donde aborda temas que le interesan grandemente, en especial la intersección entre cultura y naturaleza, entre feminidad humana y feminidad animal y el impacto ambiental causado por la industria alimenticia. La primera serie que produjo, Green Porno, es una especie de Animal Planet que explica algunas similitudes entre las prácticas sexuales animales y humanas, como el masoquismo de los caracoles, las suculentas orgías de las anchoas y el cambio de sexo de los camarones.

En su segunda entrega, titulada Mammas, Rossellini cuestiona cómica y profundamente el control sobre la maternidad femenina en la cultura occidental y propone ejemplos de otras especies cuyas prácticas sexuales y parentales son similares a las de los humanos, como la poligamia, el canibalismo y la explotación de las mujeres. En el tercer video de esta serie, “Acentor”, se ve cómo esta especie, para sobrevivir tiempos de crisis, saca provecho de la poligamia: una hembra puede tener varios esposos que la provean de alimentos mientras ella incuba sus huevecillos, mientras que los machos pueden fecundar cuantas hembras gusten. El el video vemos a una mujer que le pide dinero a su marido, pero éste sólo le entrega unos cuantos billetes y ella se pregunta cómo se supone que mantendrá a toda una familia con ese dinero. Entonces la mujer imagina que si fuera un acentor no tendría esos problemas. En primer plano, la mujer está sentada en un parque y ve a varias parejas paseando, entre ellas una pareja monógama y dice, “no, eso es para los muy ricos”; luego ve a un hombre con varias esposas y muchos hijos, “mala idea”; por último, ve a una mujer con dos maridos: “poliandria, es lo mejor”, dice con una sonrisa complaciente.

Rossellini ha ganado varios reconocimientos por sus series en la web, las cuales ella escribe y dirige, además que se asesora con profesionales y científicos y ella misma estudia una maestría en comportamiento animal. Les dejamos aquí dos capítulos de su serie.

Anuncios

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Basic HTML is allowed. Your email address will not be published.

Subscribe to this comment feed via RSS

A %d blogueros les gusta esto: