Atwood y las dificultades de la ciencia

El sitio Flipboard es un portal para periodistas amateur que les permite crear su propio periódico y su variedad de temas es muy amplia, hay desde crónicas deportivas hasta sensacionalismo. Esta última palabra podría calificar la llegada de Margaret Atwood a esa red social, en donde inició un periódico con noticias científicas que caen en lo sensacionalista y muchas de ellas parecen salidas de sus libros, en especial de la trilogía postapocalíptica compuesta por sus novelas Oryx and CrakeThe Year of the Flood MAddAddamm, que acaba de aparecer este año.

Sin embargo, no es nada nueva la actividad de Atwood en el internet: es una tuitera constante, escribe novelas por entrega para redes sociales como Wattpad e incluso incursionó en la ciencia con la invención de una dispositivo digital para poder autografiar sus libros a larga distancia (pueden ver cómo funciona en este video). Para celebrar su llegada, Flipboard le hizo algunas preguntas sobre los avances tecnológicos, los mitos de las redes sociales y el futuro de la humanidad.

El futuro que describe en la trilogía de MaddAddam es terrorífico, pero lo más escalofriante es el hecho de que toda esa invención fantástica está inspirada en sucesos de hoy. ¿Le preocupa el destino de la especie humana?

¿Acaso a alguien no le preocupa nuestro futuro aunque ese alguien sea místico? Levante la mano quien no esté preocupado. Tal vez creas que vas a ser raptado por el cielo y que todos los demás serán destruidos, en cuyo caso supongo que no estás preocupado. Sin embargo, como todo mundo lo sabe, hay un límite. Solamente tenemos muy pocas cosas que salvaguardar, vivimos en un planeta finito, hay algo de él renovable y hay cosas que no lo son. Debemos pensar seriamente en lo que podemos hacer con la parte renovable.

Se ha discutido mucho en los medios de comunicación acerca del peligro de que la tecnología esté apoderándose de nuestra vida, pero esto no nos ha detenido para seguir avanzando en todo, desde lo biotecnológico hasta dispositivos portátiles. ¿Por qué piensa que es así?

La gente va a jugar con juguetes. Por otro lado, hemos creado un inmenso número de aparatos nucleares y aun no hemos volado en pedazos el planeta. Al menos esa es una buena forma de verlo.

Algo de lo que los medios no paran de hablar es sobre el efeco que la tecnología tiene en los jóvenes, quienes están creciendo en una era que es inédita en la historia. ¿Le parece válido el miedo de que estemos creando una generación sin habilidades de conexión real y humana?

Eso no me preocupa mucho. Siempre ha habido cuentos de ese tipo cada que una nueva tecnología surge. En el siglo xix, la gente estaba preocupada por los trenes e incluso sufría de colapsos nerviosos debido a la velocidad del tren. También hubo una advertencia sobre el uso de bicicletas, las cuales podían causar varios daños, como desarrollar un deseo sexual desmandado e incluso producir lo que llamaban “cara de bicicleta”, es decir que la deformación en la cara generada por la velocidad de la bicicleta era incurable. La gente estaba muy alarmada por eso. Y por su puesto, no podemos olvidar todas las cosas que iban a destruir la novela: el cine, la radio, la televisión y ahora el internet. No percibo nada de eso. Y así ha sido siempre.

Una de las cosas que el internet conlleva es que promueve la alfabetización: tienes que saber leer y escribir para usarlo. Y los teléfonos celulares han permitido el intercambio de información de una manera nunca antes vista. Así que se puede no tener una biblioteca o una librería, ni una escuela incluso, pero casi todos los poblados ahora tienen al menos un teléfono celular. Los agricultores que viven en áreas remotas pueden hacer mercadeos, la gente hace transacciones bancarias con sus teléfonos.

Así que, como siempre, pesimismo por un lado, pero por el otro hay que ver cómo el internet ha dado el poder a mucha gente para aprender nuevas cosas y para acceder a información que realmente la ayuda en sus vidas. Esa es la cara buena. La mala, por su puesto, es que es una coladera y todo mundo te vigila todo el tiempo.

Cuando pone mientes en cómo ha cambiado la lectura y la escritura a lo largo de su carrera, ¿cuál le parece el desarrollo más emocionante? ¿Qué le agrada de la tecnología contemporánea?

Cualquier tecnología comunicativa, incluso la de un libro, es realmente una forma de transportar una voz de un lugar a otro tiempo. Por su puesto, siempre hay nuevas maneras de lograrlo, por ejemplo puedes postear algo en el internet o puedes escribir historias seriadas, algo que ha vuelto a hacerse, que inició con Dickens y que se había desvanecido debido a los horarios de las telenovelas.

Cómo publiques determina en cierta medida lo que publicas. Ahora tenemos sitios como Byliner que promueven lecturas rápidas de artículos o cuentos y permiten la publicación por entregas otra vez. Está también Wattpad, un portal para compartir historias. Repito, las personas publican mucho de forma seriada. Una gran cantidad de fan-fiction se encuentra en el internet. No es que no hayan existido antes las revistas de fan-fiction, sino que se hacía en cantidades pequeñas en los sótanos. El internet cambió eso y además creó la circunstancia para que surgiera este tipo de relación horizontal entre los lectores, cambió el modelo tradicional en el que el escritor se dirigía al lector.

Se ha anunciado recientemente que estás trabajando en un proyecto para reescribir La tempestad de Shakespeare. ¿Puedes contarnos de eso?

Primero, olvida la palabra “reescribir”, elimínala de tu pensamiento. Que no se altere ninguna palabra de los yámbicos. Piensa mejor en explorar. Como en Penelopiad [novela de Atwood publicada en 2005], en donde no cambié absolutamente nada del mito relacionado con La Odisea, sólo imaginé nuevas historias a partir de lo que encontré allí. Hay muchas preguntas por responder: ¿quién es el padre de Calibán, por ejemplo? ¿Por qué su madre, Sycorax, termina en una isla?

Eres muy celebrada en Twitter. ¿Qué piensa sobre Twitter?

Me gusta por la brevedad (risas). Twitter es muy interesante porque las personas se organizan de acuerdo a sus intereses. Mi seguidores son inteligentes, críticos, educados, de todo tipo. Son expertos en una variedad de temas. La otra vez posteé la foto de un hongo y las personas comenzaron a bromear con los hongos, pero también pudieron decirme qué tipo de hongo era.

¿Cómo ha cambiado esto tu relación con los lectores? Debe haber cambiado la idea tradicional del tour de promoción porque ahora se interactúa con los lectores por ese medio.

Algo que ha sucedido con esta última serie de libros es que he escuchado de hombres jóvenes en Twitter que jamás se formarían en una línea para nada, sin embargo están leyendo los libros y Twitter les permite participar en la conversación.

Su revista MaddAddam’s World está llena de historias verídicas que parecen sacadas directamente de sus libros. ¿Qué tan difícil es encontrar este tipo de historias en las noticias?

Nada difícil. Hay que tener en cuenta que he investigado muchos años sobre este tipo de historias; se encuentran en todos lados. Algunas son impresionantes, como la de los científicos que cultivan cerebros humanos en cajas de Petri. Esa está en la revista y es escalofriante, los cerebros parecen ostras.

Anuncios

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Basic HTML is allowed. Your email address will not be published.

Subscribe to this comment feed via RSS