Entrevista con Jenji Kohan

A continuación una entrevista con la genial Jenji Kohan, una guionista que desgraciadamente ha sido opacada por otras series en donde, como siempre, los protagonistas son machos alfa, criminales, genios y policías intrépidos, y las mujeres tiene un lugar secundario en las historias. Desde su debut con Weeds, Kohan marcó un estilo y un interés por contar historias originales de protagonistas envueltas en situaciones extremas y muy divertidas. Esta entrevista aborda su nueva producción, Orange is the New Black (trasmitida solamente en Netflix), con la que ha roto algunos moldes en cuanto a la sexualidad lésbica y la vida de las mujeres en prisión. Disfruten.


El porno apesta: demasiada producción y demasiado artificio, pero no me molestaría hacer referencia al porno amateur

En su nueva serie en Netflix, Orange is the New Black, la también creadora de la serie Weeds, Jenji Kohan, regresa a un territorio ya conocido aunque con una locación diferente. Al contrario de la protagonista de Weeds, una madre de familia, blanca y atractiva, de clase media alta y comerciante de mariguana en los suburbios estadounidenses, la protagonista de Orange is the New Black, Piper Chapman (Taylor Schilling), también una madre blanca y atractiva de clase media alta con pasado de tráfico de drogas, pasa la mayor parte de la serie tras las rejas donde cumple una condena de 15 meses por un crimen que cometió hace una década.  En una reciente entrevista telefónica, Kohan habló sobre su aclamada serie, sus visitas a cárceles de mujeres y la línea que divide al desnudo de la pornografía.

Orange is the New Black está basada en las experiencias de Piper Kerman. ¿Cuánta libertad tomaste para hacer la adaptación de su vida?.

Kohan: Tuvimos total libertad.  El libro fue el punto de partida para nosotros y después la serie cobró vida propia. En muchos sentidos, el libro carecía de un conflicto, y la televisión es un medio diferente: necesita un poco más de drama.  Así, llegamos a un punto en el que simplemente empezamos a inventar todo.

A diferencia de otras series sobre la [vida en la] prisión, como Oz o Prision Break, los conflictos [en Orange is the New Black] suceden relativamente libres de violencia.

[En esto] tú tomas la pelota y creas tu propio juego; sin embargo, queremos hacer honor a la fuente del material y a lo verídico de la situación. Piper y yo intercambiamos correos electrónicos continuamente y ella visita el set; no obstante, también reconoce que la serie se ha convertido en producto independiente.

¿En realidad visitaste una prisión?

Visitamos una cárcel para mujeres. También leímos muchos libros, vimos muchos programas de televisión, intercambiamos artículos, consultamos a expertos y Piper siempre estuvo disponible para conversar con nosotros. Hicimos una excursión para visitar una cárcel de mujeres y cuando llegamos, entramos y pensamos, “esto no se ve tan mal”, y después de diez minutos no podía esperar para salir de allí. De repente todo se hunde, se vuelve horrible y lo único que quieres es irte. La restricción a tu libertad llega a un primer plano muy rápidamente.

Hemos tratado de entrar a otros lugares. El sistema no es muy accesible para ofrecer recorridos, pero estamos intentando sumergirnos en la mayor cantidad de información y experiencias posibles porque queremos contar historias que se sientan reales y verdaderas.

La serie ya ha sido extendida a una segunda temporada, pero hay un límite inherente a la historia, ya que Piper permanece en prisión solo por 15 meses. ¿Ves a la serie continuar más allá de eso?

Yo podría darle un largo viaje a esta mierda. Existe un sin fin de historias aquí y espero que formen un verdadero ensamble. Si vemos la primera temporada, en ella solo transcurren tres meses de tiempo real, así que podría continuar varias temporadas de esa manera.

Tanto Weeds como Orange tienen protagonistas similares en situaciones de alguna manera similares también. ¿Qué es lo que te atrae de estas narrativas?

En primer lugar, me encantan los personajes imperfectos. Lo mejor del libro de Piper es… mira: si yo acudo a una cadena de televisión y les digo que quiero hacer una serie sobre latinas y negras y todo tipo de mujeres en la cárcel, eso es difícil de vender.  [En cambio] una chica blanca que va a prisión es el enganche ideal para el resto de las historias; es un gran aperitivo. Es una manera muy fácil ya que es identificable para los que ven estos programas. Una vez que consigues acceso, entonces puedes contar el resto de las historias: esa fue nuestra manera de entrar.

Me encantan todos esos lugares de cruce entre diferentes grupos y me gusta ver cómo interactúan las personas. Todo regresa a mi profunda necesidad de explorar las fallas, la redención y todas esas áreas grises.

Le diste el papel principal a alguien relativamente desconocida. ¿Fue difícil que Netflix lo aceptara?

Taylor es perfecta, lo es visualmente, pero también es una chica atractiva que en realidad es muy divertida, lo cual es como encontrarse a un unicornio. Ella es un gran hallazgo para mí. ¿A quién le importa que su nombre no sea conocido? Su nombre será  famoso en el futuro. Es perfecta para esto y  yo quería encontrar a [precisamente a] Taylor, no [simplemente] un vehículo.

En la serie también aparece Natasha Lyonne, quien, al igual que su personaje, ha tenido algunos problemas con la ley debido a asuntos relacionados con las drogas.  

Me enamoré de ella cuando trabajó para mí en Weeds; no podía separar mi vista de ella. Debo quitarme el sombrero ante ella por el valor que tuvo al exponer parte de las experiencias de su vida al hacer este personaje. ¡La respeto! No sólo me asombra su valentía sino también su talento. Simplemente pienso que es una genio.

¿Fue difícil convencerla para que reviviera lo que deben haber sido algunos de los momentos más oscuros de su vida?

Ella realmente está en el juego y es muy honesta y abierta. No creo que haya sido fácil para ella cuando le pedimos que hiciera cosas cercanas a lo que vivió. Pero ella es una profesional, y lo hizo para nosotros y estoy muy agradecida porque sé que estamos pidiendo mucho.

Desde la primera escena (en la que Piper aparece en la ducha con su antigua amante y luego bañándose con su prometido), la serie hace honor a su fama, se rehúsa a conformarse con ideas conservadoras sobre la sexualidad.

Soy una gran creyente de la escala de Kinsey. La única cosa en la que siempre hago hincapié es en que quiero ver más cogidas y más sexo. Eso lo es todo: la cercanía, la autodestrucción, la comodidad, la expresión, la liberación, la brutalidad. Puedes filtrar todo a través de ello; nosotros lo hacemos, es parte de nosotros, debemos tener mucho más. Es un mecanismo de supervivencia y todos estamos pensando en ello y debe estar presente.

¿Alguna vez has tenido alguna dificultad con esto?

La parte más difícil es conseguir que las actrices lo hagan porque las vuelve muy vulnerables. Quiero seguirlas animando para que lo hagan y espero recorran el camino conmigo. Sé que es mucho pedir, pero francamente es lo que me gusta escribir, ver y hacer.  Me encantaría seguir andando por esa línea.

Para ti, ¿cuál es la línea divisoria entre la desnudez y la pornografía?

El porno apesta: demasiada producción y demasiado artificio. Por otra parte, no me molestaría hacer referencia al porno amateur, porque es fascinante.

Anuncios

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Basic HTML is allowed. Your email address will not be published.

Subscribe to this comment feed via RSS

A %d blogueros les gusta esto: