Una verdadera monstruosidad global: Penguin y Random House al fin se fusionan

El pasado primero de julio, las dos casas editoras más grandes del mundo, Penguin y Random House, terminaron por convertirse en una sola, ahora llamada Penguin Random House. No es una buena noticia para nadie que viva del oficio editorial, ni para escritores ni para libreros. Las ganancias del nuevo consocio ascenderán a cantidades grotescas, superando el PIB de algunos países como Belice, Andorra, Somalia y Groenlandia. El editor en jefe de Melville House, un sello independiente como cualquier otro en el mundo que busca abrirse camino, escribió algo al respecto y se muestra molesto por tal fenómeno. Tradujimos su texto íntegro para que se enteren de la amenaza que representa esta fusión comercial.


Ayer, las empresas matrices Bertelsmann y Pearson concluyeron la fusión de Random House y Penguin, poniendo fin a nuestra larga pesadilla nacional y creando al mismo tiempo una puta y monstruosa casa editorial. La nueva empresa será llamada Penguin Random House, no Random House Penguin, mucho menos Random Penguin, ni Penguin House, ni algo remotamente más tierno. (Con suerte, la fusión pondrá fin a las bromas de Random Penguin, las cuales dejaron de ser divertidas desde los primeros segundos en que surgió la primera broma.) Penguin Random House publicará “aproximadamente una cuarta parte de todos los libros en lengua inglesa”, de acuerdo con el Financial Times, lo que es una gran cagada: ¡es una millonada de libros!

Publicar un cuarto de libros en lengua inglesa generará una ganancia anual de 3.9 billones de dólares, lo que es una tonelada de dinero. (Aquí pueden revisar la lista de países cuyos PIB’s serán rebasados por Penguin Random House). En un comunicado de prensa del día de ayer, Penguin Random House dijo: “Juntos podremos y vamos a invertir más a gran escala que si lo hiciéramos separados, como en contenidos diversos, en desarrollo y ayuda a los autores, en el talento artístico, en el espectro total de adquisición de libros tanto electrónicos como impresos, en producción, marketing, distribución y en mercados emergentes en el futuro”. O sea, en escribir y en toda la mierda inimaginable.

Aunque el cierre del negocio representa un significativo paso para el nuevo bebé monstruo, todavía hay un considerable número de detalles por explicar (como canta Ozzy Osbourne en el ultimo y excelente disco de Black Sabbath, “Is this the end of beginning, or the beginning of the end?”), así como algunas preguntas sin contestar, muchas de ellas tienen que ver con el personal de trabajo. Pues, aunque el nuevo Leviatán literario anunció algunos cambios en su directiva, se espera que en su nueva mega estructura se incluyan varios despidos. Jeremy Greenfield en Forbes el día de ayer reportó al respecto:

“Ambas compañías cuenta con varios recursos financieros, legales y humanos y una jerarquización. Si bien la fusión no significa que una parte del departamento de finanzas se despedirá, la nueva compañía probablemente no necesitará a todos en él y, por supuesto, solamente será necesario un solo directivo.Ambas compañías tenían editoriales competitivas (una editorial pequeña que de vez en cuando publica cierto tipo de libros), correctores y editores, y es posible que algunos de estos talentosos profesionales se vean como estorbo y sean despedidos”.

A juzgar por sus boletines de prensa y comentarios de sus nuevos directivos, la editorial, ahora equivalente al monstruo Frankenstein, está orgullosa de su estatus de “editorial global”. Ayer, el director ejecutivo, Thomas Rabe, alardeó que la compañía “está acelerando el proceso de digitalización para sacar ventaja de las posibilidades que ésta ofrece. También estamos promoviendo el desarrollo regional, especialmente en los mercados de China, India y Brasil”. En otro comunicado de prensa dijo: “Penguin Random House combinará los libros de ficción y no ficción para niños y adultos en formato impreso y promoverá el comercio digital con negocios tanto de Penguin como de Random House en los Estados Unidos, Inglaterra, Canadá, Australia, Nueva Zelanda e India. Penguin estará en Asia y Sudáfrica; Dorling Kindersley en todo el mundo, y las editoriales de Random House en España, México, Argentina, Uruguay, Colombia y Chile”.

Ya antes había habido editoriales de alcance mundial, pero Penguin Random House cree que está por encima de todas. En su sitio de internet se autodefine como “la primera y verdadera editorial mundial”, sea lo que sea que eso signifique. Su nueva página incluye una línea del tiempo sobre la “historia de la compañía”, lo que resulta hilarante porque dice que fue “establecida el primero de julio de 2013”. Sin embargo, Penguin Random House usa la palabra “global” en un sentido Gladwelliano (una adjetivo cuyo significado describe exactamente qué tan moderna es la compañía) y no fue creada precisamente por un mérito propio. Como apunta Matthew Flamm en su excelente análisis del problema, “los analistas describen la fusión como una respuesta ante el descenso del mercado editorial y el imparable crecimiento de Amazon. Una editorial poderosa, algunos lo creen, podría tener más peso si cuenta con su distribuidor digital, el cual es famoso por usar tácticas de venta apabullantes, como por ejemplo el borrar el botón de compra de los editores para hacer lo que se le antoje”.

Flamm entrevistó a uno de nuestros co-editores, Dennis Johnson, y le preguntó sobre lo que representa esto para las editoriales como la nuestra: “Las editoriales pequeñas estaban también muy preocupadas porque el monstruo oteaba el campo de batalla editorial. Dennis Johnson, co-editor de Melville House, casa editora radicada en Brooklyn, estima que Penguin Random House controlará el 50% del mercado de libros de ficción. Esto dará a la compañía un poder desmesurado sobre las azoradas librerías independientes, en donde el espacio en los estantes es un bien escaso y donde las cuentas las paga la editorial con más poder de venta, dijo”.

Así que si tú publicas un cuarto de todos los libros en lengua inglesa, tú puedes decir y hacer lo que se te dé tu regalada gana, lo que, a final de cuentas, es un gran problema.

Alex Shephard

Anuncios

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Basic HTML is allowed. Your email address will not be published.

Subscribe to this comment feed via RSS

A %d blogueros les gusta esto: