En efecto, hay traducción al español (La cámara oscura) publicada por Impedimenta, bastante subida de precio, por lo demás. Por ahí lo tengo en un librero, pero, la verdad, no lo he leído. A ver si alcanzo a hacerlo antes de que llegue “la postrera sombra”.